Los Astros se coronaron campeones de la división oeste de la liga americana. El objetivo va más allá: El campeonato de serie mundial

El pasado fin de semana los Astros lograron su clasificación a la postemporada, una victoria en casa ante los Atléticos de Oakland selló el pase a la siguiente ronda. Pero resulta que en ese clubhouse nadie celebró. No hubo aquella fiesta que nos tienen acostumbrados los equipos en MLB con champaña y lentes de snowboard. La razón era porque el manager Dusty Baker y la oficina decidieron celebrar una vez obtuvieran el título divisional.

Los Astros vencieron este lunes 4×0 a los Rays de Tampa con una gran labor de Luis García desde el morro para, ahora si, acreditarse su quinto título divisional en seis años y celebrar por todo lo alto la conquista del oeste.

El venezolano José Altuve conectó cuadrangular en el primer inning para iniciar las anotaciones de los Astros. Fue el vuelacercas número 25 y la carrera empujada 53 para «Astroboy». Yordan Álvarez aportó una y Alex Bregman empujò dos en el sexto episodio.

Desde la lomita García impecable en 5 episodios, seguido de Hunter Brown sin anotaciones en 3 actos y Héctor Néris puso el candado, aunque sin posibilidad de salvado para asegurar el banderín del viejo oeste.

El oeste es nuestro

Así decían las franelas que coronaron el título. La champaña, la cerveza y la celebración invadieron el clubhouse visitante en Tropicana Field, casa de los Rays de Tampa. Una noche especial para los jugadores de los Astros que tienen un reto importante. Tras la corona obtenida en 2017, Houston ha disputado la serie mundial en 2 ocasiones (2017 y 2019), en ambas fueron derrotados. En 2017 los Nacionales de Washington ganaron en siete juegos en Houston, mientras que en 2021, los Bravos de Atlanta se coronaron en seis juegos ante los siderales.

El otro reto que tiene Houston es demostrar que esta vez las cosas son diferentes. Tras el escándalo del robo de señas que terminó con despidos de su GM y el manager A.J. Hinch, Houston contrató a James Click con gerente general y a Dusty Baker como manager y sin dudas han tenido nuevamente un gran año.

En postemporada hay borrón y cuenta nueva. Los Astros parecen estar listos para la pelea e intentar regresar a la serie mundial.

Cerrar con fuerza

Ya con el banderín asegurado. La confianza sigue intacta y el buen momento que viven así lo evidencia. Anoche volvieron a blanquear a los Rays de Tampa, esta vez 5×0. Cristian Javier fue el ganador y Ryan Pressly obtuvo el rescate 29 del año.

Maton, Stanek, Smith, Abreu y Pressly trabajaron desde el relevo. Abreu estuvo incosistente al llenar las bases con un hit y dos boletos. Baker trajo a su cerrador y el fuego fue apagado.

El picheo de Astros acumula 27 episodios con apenas 2 carreras permitidas.

El dominicano Yainer Díaz conectó su primer hit en grandes ligas al salir de emergente en la parte alta del octavo episodio por Yuli Gurriel. Díaz conectó doblete ante el lanzador Javy Guerra. Díaz debutó al inicio de septiembre en Anaheim y no había podido conectar su primer imparable en tres visitas al plato.

Houston y Tampa se miden este miércoles en el tercero y último de la serie. Luego viajan a Baltimore para una serie de 4 juegos ante los Orioles, el ex equipo de Trey Mancini.

Los Astros cierran la temporada regular en casa enfrentando a los Dbacks de Arizona el 27 y 28 de septiembre, a los Rays de Tampa del 30 de septiembre al 2 de octubre, y culminan ante los Phillies de Filadelfia con tres juegos a celebrarse del 3 al 5 de octubre.

Foto: Cortesía

Por: Jesús Linares @jesuslinares23

Leer más

Por pelotabrava

Periodista deportivo. Cubriendo baseball y otras disciplinas. Sports Journalist. Covering baseball and others sports