Jugadores del Aragua FC de la primera división del fútbol venezolano tienen meses sin cobrar, están mal alimentados y son amenazados por los directivos del club

Jesús Linares @jesuslinares23

El deporte venezolano sigue de tragedia en tragedia. No solo el deporte amateur sufre las consecuencias de las corruptelas e incapacidades de dirigentes y políticos chavistas que todo lo que tocan, lo vuelven trizas. El fútbol venezolano que hace unos meses se jactaba de tener una liga de primer nivel, con nuevos rostros federativos (incluido el ministro del Deporte) hoy se encuentra en una situación caótica en la que se juega con los más sagrado del ser humano: su sustento y alimento.

El Aragua Fútbol Club, equipo perteneciente a la primera división del balompié venezolano se encuentra como un barco al garete, a voluntad de lo que la incapacidad gerencial disponga condenándolos no solo a la derrota y a un eventual descenso de categoría, sino lo más grave a la muerte de la institución y al daño físico y emocional de sus jugadores quienes hoy se quejan abiertamente de problemas logísticos y mala alimentación.

El club con sede en el estadio Hermanos Ghersi Paez de la ciudad de Maracay es presidido por el militar chavista Pedro Luis Álvarez Bellorín, un General de División que a la vez funge como Secretario de Gobierno del estado Aragua. La gobernadora del estado Karina Carpio es la máxima autoridad deportiva que controla tanto a la Fundación Tigres de Aragua como al Aragua FC. Álvarez Bellorín asumió la presidencia del club en enero de 2022 y en tan solo siete meses de gestión adeuda 6 meses a los jugadores.

La semana pasada los jugadores se quejaron de haber recibido alimentos no acorde con la condición de deportistas profesionales de un club de fútbol avalado por la FIFA. La imagen que se hizo viral, mostraba una pequeña arepa de maíz amarillo con dos rebanadas de mortadela de la angosta. Los reclamos no se hicieron esperar y se desató una ola de comentarios que terminaron por destapar las verdades a lo interno del club y cómo apareció una barra de fanáticos «salvando la patria» en un momento difícil para los jugadores.

La Barra Vikingos, autodenominada la barra oficial del Aragua FC, decidieron tomar la iniciativa de brindar una mano amiga a los jugadores del club. Se venía el «clásico de la Autopista» entre el Carabobo FC y el Aragua, por lo que los Vikingos le brindaron comida a los jugadores, supliendo el deber de la gerencia.

«Teníamos la idea de hacer un compartir con los jugadores, afortunadamente las cosas salieron muy bien, los jugadores comieron, tuvieron jugos y hasta fruta y dulce de lechoza les dimos», Dijo un voluntario de la barra. Pero el asunto no fue un simple compartir, desde la plantilla lo vieron como un verdadero golazo. «Teníamos hambre y rabia a la vez, la estamos pasando mal, no es justo que tengamos 6 meses sin cobrar y de paso no nos dan comida» dijo un jugador del conjunto aragueño.

El nuevo director técnico del club, Leonel Vielma no ha hecho comentarios al respecto.

A pesar de la ayuda de la directiva al servir como enlace en hacer llegar las comidas a la plantilla, la iniciativa no gustó en el alto mando del equipo. Pero poco podían hacer hasta ese entonces los directivos. Los jugadores se mostraron agradecidos y sonrientes con los alimentos suministrados por los miembros de la barra Vikingos. La felicidad de comer con hambre es inocultable, es un proceso cerebral que va ligado al bienestar (se los digo yo). Los jugadores disfrutaron la «bala fría» ante la negativa de su patrono de brindarles alimentos.

Pero en Aragua el problema es más complejo que una mala alimentación. Los seis meses de deuda con el cuerpo de jugadores mucho más alarmantes, pero el asunto también comprende impagos al técnico anterior Edson Rodríguez, así como deudas con el Hotel Hesperia, incomodidades logísticas, desalojos de residencias donde se hospedaban los jugadores según informó a Pelota Brava un empleado del equipo.

El 31 de julio los jugadores decidieron protestar quedándose parados tras el pitazo inicial ante el Deportivo La Guaira. Las cosas no pintaban bien para el conjunto, el descontento era colectivo y sin dinero para alimentar a sus familias, los atletas decidieron llamar la atención del mundo del fútbol. El general estaba molesto con sus jugadores, pero la deuda continuaba. El capitán del club José Yeguez fue amonestado, pero no hay quién le saque tarjeta roja a Álvarez Bellorín.

Otros clubes tienen similar panorama. Recientemente los jugadores del Deportivo Táchira denunciaron el impago del equivalente a tres meses de sueldos, así como otros conceptos (primas y premios). Estamos hablando del equipo andino, una institución del balompié que compite en torneos internacionales y que tiene ingresos por torneos internacionales así como por venta de derechos televisivos según ha confirmado el presidente de la Liga FutVe Alkram Almanti.

Almanti dijo al diario Líder que «la liga no maneja las finanzas de los clubes», pero en su excusa olvida un detalle: La supervisión de esos números es responsabilidad de la liga y aplicar los correctivos necesarios también lo es.

El Deportivo Lara también debe a sus jugadores. Tras anunciar con bombos y platillos la llegada de Eduardo Saragó como director técnico, todo parecía bonito en la ciudad crepuscular, pero apenas Saragó se enfrentó a la realidad, decidió renunciar tras dirigir un partido. Jugadores que llegaban sin desayunar al entrenamiento, mala alimentación y por supuesto deudas a los jugadores llevaron a Saragó a hacerse a un costado.

En Aragua el tema luce más complejo porque el equipo es administrado por militares. Muchos de los jugadores tienen miedo de reclamar lo que por Ley les corresponde, su salario y sus derechos laborales. SIn embargo, según informó el periodista Klon Pérez los jugadores tienen dos días sin entrenar en señal de protesta. Corría la tarde de ayer domingo y un representante del club se comunicó con los jugadores para amenzarlos. Acusándolos de jugar para atrás y con el discurso conocido de «el que se quiera ir que se vaya». En ese mismo sentido y luego de la amenaza, les ofrecen la posibilidad de poder recibir algún adelanto el día martes, pero sin certeza.

¿Quién financia el FutVe? ¿A dónde va el dinero?

Según dijo Almanti, además de los derechos televisivos, FIFA puede realizar aportes, así como patrocinios públicos y privados, y ganancias por participación en copas internacionales. En el caso del Aragua FC, además de su principal patrocinante, la Gobernación del estado, también hay ingresos por Copa Sudamericana. Estos habrían sido un millón 450 mil dólares por percibidos entre 2020 y 2021 según reveló Will Colmenares.

La fuente reveló a Pelota Brava que «desde la directiva del club dicen que no hay dinero, porque la orden de la gobernación es utilizar el dinero para materia de salud, alimentos, educación, etc» es decir dan un uso diferente al debido de acuerdo al funcionamiento de un club de fútbol profesional, eso se conoce como desviación de fondos. Y el interés social es importante y entendible, pero perjudicar a unos por «ayudar» a otros, debe tener un método de organización y una estructura que permita mantener al club operativo.

La receta de los militares que controlan al Aragua FC parece estar bien clara. Seguir manejando el equipo al estilo de un cuartel cuyo jefe es quien toma las decisiones y toda la tropa debe obedecer las ordenes superiores. Empleados del equipo, fanáticos e incluso periodistas se abstienen de comentar o reclamar porque temen los castigos que al estilo militar pudieran sufrir. Las relaciones entre la directiva y los Vikingos comenzaron muy bien pero hoy se han fracturado, a pesar de que estos colaboraban en la organización de las rutas de transporte y la limpieza de las gradas. Nada de eso parece importar ahora al general Álvarez Bellorín. El control es total.

El menú en el Aragua FC es el mismo para todo el mundo: Arepas con mortadela y amenazas para llevar. ¿Cuál será el postre?

Foto: Cortesía

Leer más

Por pelotabrava

Periodista deportivo. Cubriendo baseball y otras disciplinas. Sports Journalist. Covering baseball and others sports