Estadio Universitario de Caracas quedó descartado como sede. Será utilizado para prácticas

Jesús Linares @jesuslinares23

Ayer el Comisionado de la Confederación de Béisbol del Caribe, Juan Francisco Puello Herrera junto a autoridades venezolanas y el Comité Organizador de la Serie del Caribe Caracas 2023, realizaron rueda de prensa en la que informaron sobre los avances de cara al torneo que se celebrará del 2 al 9 de febrero del próximo año.

La novedad que sorprendió incluso al mismo Comité Organizador fue la designación del estadio de La Rinconada como sede junto al Forum La Guaira, dejando al estadio Universitario de Caracas como sede alterna en la que practicarán aquellos equipos que lo deseen.

Hay que tener en cuenta que el universitario es un recinto viejo y con capacidad limitada, eso es cierto, pero por otro lado el estadio de La Rinconada no está listo. Desde el gobierno nacional prometen que las obras finalizarían en los lapsos establecidos. La Confederación del Caribe encabezada por Puello Herrera afirma que todo estará listo según les ha dicho el gobierno. Hace unos meses les dije que Puello y el gobierno tenían que estar aliados, en la misma página para que todo pueda fluirles a la perfección. La Serie del Caribe venía en decadencia, siendo salvada por México y más recientemente por Panamá. El año pasado en República Dominicana el evento fue un éxito por lo que esperan mantener esa tendencia ascendente que al final deja buenos números y al gobierno venezolano lo deje bien parado, al menos eso es lo que quieren.

Es difícil pensar que el estadio estará listo en su totalidad, la improvisación es parte de nuestro pan, de nuestro día a día, no nos podemos engañar ni creer en pajaritos preñados. La Rinconada invita a soñar, pero no es otra muestra más de propaganda política. Como quiera, tienen una opción más viable y realista que es jugar en su totalidad en La Guaira o voltear hacia el Universitario. El detalle es que en 2023 serán 8 equipos. Incluyen la novedad de Curazao, el regreso de Cuba, Panamá y Colombia junto a los cuatro tradicionales México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela.

Esperemos la buena voluntad de los involucrados y la disposición de los fondos para que terminen el estadio. No solo porque se va a jugar la Serie del Caribe, sino porque es un estadio que se está terminando desde el año 2012. Ese es el verdadero detalle. No hay bloqueo que valga, hay que meter mano y no al dinero rumbo a bolsillos, sino a la ejecución de las obras como deberes de nuestros gobernantes.

Foto: Cortesía