Hoy Miguel Cabrera cumple 39 años. El muchacho de La Pedrera no puede tener mejor semana aniversario. Los Tigres descansan hoy lunes pero a partir de mañana inician una serie de tres juegos en Nueva York ante los Yankees y vaya que El Bronx sería un escenario ideal para conseguir esta hazaña. No obstante la siguiente parada de sus Tigres luce bastante atractiva: viernes, sábado y domingo en Denver ante los Rockies de Colorado. Un escenario conocido como un paraíso para los bateadores. En cualquiera de los dos escenarios Miguel estaría arribando al club de los 3000 imparables tomando en cuanta que solo necesita cinco sencillos y ha estado pegándole bien a la bola, incluido una reciente noche de tres hits.

Aquel muchachito que firmó un bono millonario con los entonces Marlins de Florida ha transcurrido una vida interesante. Construyó una dinastía en Maracay y convirtió a los Tigres de Aragua en un equipo competitivo. No necesitó disputar los 62 juegos de la temporada regular habituales en aquel entonces, pero su presencia motivadora inspiró a veteranos y novatos para lograr lo que lograron. Apenas están comenzando a escribirse miles de artículos periodísticos con sus historias deportivas. Su bate habló durante toda su carrera y por eso está próximo a unirse al selecto grupo de peloteros con 3000 indiscutibles y ser miembro desde el año pasado del grupo con 500 cuadrangulares. No solo evidencia el poder, sino la calidad de su bateo, un bateo fino, inteligente y selectivo.

Altas y bajas

Como todo el mundo, Cabrera ha batallado con momentos difíciles en su carrera, en lo deportivo y fuera del diamante, pero como buen bateador ha podido abanicar y fallar, pero los ajustes son parte de su especialidad y si la vida le lanza un picheo difícil y le toca irse a la banda contraria, Miggy se ajusta y conecta con solvencia hacia donde ha planeado dirigir sus acciones. Es un caballo. Respetado por todos, admirado por miles y a esos personajes con tales cualidades los suele esperar Cooperstown en su primera aparición en la boleta.

Hoy celebra Miguel, celebra La Pedrera, celebra Maracay, celebra Vezuela y celebra el mundo del béisbol. Es un honor haber sido parte de la generación que vio formarse a Miguel, vio su salto al profesional, sus títulos y sus mejores momentos. Los niños quieren ser como Cabrerita y pienses por un momento que no ha sido de estos peloteros con el estilo de los «Tatis, Guerrero Jr, y mas atrás de los Deion Sanders, Bonds y otros superestrellas. No es un showman de esos. Es un tipo único y muy particular. Celebra tu cumpleaños Miguel y puedes batear el hit 3000 cuando te de la gana. Te mereces todos esos premios incluida tu placa en Cooperstown.

Y no se olviden de algo…la cuenta de jonrones va por 502. Eso no se ha detenido.

Foto: Cortesía

Leer más

Por pelotabrava

Periodista deportivo. Cubriendo baseball y otras disciplinas. Sports Journalist. Covering baseball and others sports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.