Jesús Linares @pelotabrava

Salvador Pérez y Freddy Galvis han manejado la posibilidad de jugar en la pelota invernal venezolana para la temporada 2022-23. Recuerden que los Tiburones de La Guaira enviaron a Pérez a las Águilas en un mega cambio. Salvador es una estrella establecida en el bésibol de las grandes ligas y no tiene necesidad al menos económica de jugar en Venezuela, piensa incluso en comprar el equipo en algún momento. Pero por lo pronto ha dicho a ESPN que quiere jugar este año en Venezuela y ha tenido conversaciones con Freddy Galvis, José Pirela, Carlos González y otros colegas para que se uniformen y armar un equipo competitivo.

Esta noticia es bien vista en la oficina. Las Águilas terminaron muy mal tanto en el terreno como en la dirección del equipo. Hubo diferencias de criterio entre Luis Rodolfo Machado y Luis Amaro. Una crisis similar a la de Tiburones de La Guaira. Los del litoral resolvieron esos dimes y diretes nombrando a César Collins como su nuevo gerente general y los dueños prometieron no meter las narices en las decisiones de béisbol. Habrá que esperar como se desenvuelve ese asunto, por ahora volvamos a las Águilas.

Independientemente de quien mande en Zulia, contar con Pérez y Galvis sobre todo sería importante. Meter gente al estadio y poder competir es algo que los emplumados necesitan desde hace rato. Es momento de aprovechar ese impulso de algunos jugadores y comenzar a amarrar acuerdos y construir una propuesta de importados que vaya acorde con el plan de trabajo, sí es que lo hubiere.

Tampoco los fanáticos pueden vivir de pajaritos preñados, es difícil pero no imposible que Pérez venga a jugar, sí viene es porque quiere, porque le da la gana y nada ni nadie podría impedirlo. Eso de que los Reales no me dieron permiso, eso no es verdad. Pero tampoco es que va a estar aquí el 12 de octubre y jugará hasta la final de la Serie del Caribe.

La temporada de MLB es larga, los peloteros estrellas son los que deciden si vienen o no a la LVBP, de hecho pueden ver que es Salvy quien anda alentando a otros a unirse en el invierno. Veremos como va esto y si desde la oficina facilitan el asunto o lo empeoran.

A uno que vendría bien convencer de jugar un rato en la pelota venezolana es a Ernesto Mejía, seguramente no le interesa, pero al aficionado aguilucho le encantaría ver a Ernesto otra vez en el Luis Aparicio El Grande de Maracaibo.

Foto: Cortesía.

Leer más

Por pelotabrava

Periodista deportivo. Cubriendo baseball y otras disciplinas. Sports Journalist. Covering baseball and others sports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.