David Murillo @daless3z

2006. hablar del 2006 en el mundo del fútbol es hablar de momentos tristes, es recordar el retiro de Zinedine Zidane y su abrupta salida en aquella dura final, es recordar el último mundial de estrellas como Ronaldo, Cafu, Figo, Raúl, entre otros, pero también es el nacimiento de quizás la batalla más grande y entretenida de inicios del siglo: CR7 vs Messi.

Y es que es en aquel mundial donde un Cristiano Ronaldo de 21 años y un Lionel Messi de 19 años, por primera vez tocan cesped mundialista llegando más que como promesas, como jugadores que ya aportaban y pesaban en sus equipos, quizás no con la relevancia que los vimos después y a la que mal acostumbraron a nuestro paladar. Pasaron los mundiales y nos convertimos en adictos de su fútbol, amantes de sus movimientos y apasionados por saber ¿Qué pasaría y a dónde llegarían? Lastimosamente nunca los vimos levantar la copa y quizás no suceda.

En aquel 2006, CR7 a la sombra, pero nunca opacado por su máximo ídolo Luis Figo, daba sus primeros saltos, disparos y gambetas, y nos mostraba que era un jugador que había nacido y estaba para llamar la atención de las cámaras y convertirse en quizás el jugador más mediático de todos los tiempos, figura que luego vendría a ser alimentada por el irrumpir de las redes sociales, pero ese sería otro tema del que luego tendremos que hablar.

Hoy a las puertas de Qatar 2022, un mundial marcado, desde su gestación por la controversia, la lucha de diferentes partes que se oponen a sus condiciones, estamos afectados por otra dura noticia la posibilidad de que luego de 16 años o 4 mundiales, para resumirlo en términos futboleros podamos no ver aquel que muchos conocen como el comandante, el bicho, superfly, míster champions o como algunos otros conocemos, el máximo goleador del Madrid (decantando los colores de su redactor).

Pero la verdadera pregunta es ¿Quiénes pierden más Cristiano Ronaldo o nosotros como aficionados? Y es que la respuesta es tan difícil como el planteamiento de la pregunta y digna de una investigación científica. Por un lado si CR7 clasifica, nos perderemos a Italia, una selección dura, con excelente proyección y que viene de menos a más y ganadora de la Eurocopa como mejor estandarte de su desarrollo y crecimiento, pero por otro lado y para aquellos románticos de la rivalidad que ha encendido la llama del fútbol moderno, perdemos a CR7 un verdadero showman, un crack, un killer y quizás el jugador más letal que pueda existir frente al arco.

Pero siendo fríos y honestos, Más allá de Cristiano Ronaldo ¿Qué nos puede ofrecer Portugal? Si bien, no hace mucho la vimos levantar el título más importante a nivel de selecciones que jamás había conseguido, actualmente no tiene una generación que deslumbre o nos permita emocionarnos y aporte valor o competencia al mundial, sin embargo, deseamos con todas nuestras fuerzas que sea lo mejor para el espectáculo y lo que los astros del fútbol nos tengan guardado.

Aaaaaa y una cosa más, SIIIIIIIUUUUUU.

Foto: Cortesía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *