Los dueños de equipo pierden la paciencia cada vez mas rápido…y ¿quién no?

Jesús Linares @pelotabrava

Han transcurrido dos semanas de campeonato en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, y el picheo ha estado deficiente, malo o como usted quiera llamarlo, pero nada efectivo. Precisamente comienzo hablando de efectividad. Apenas Cardenales de Lara (2.52) es el único equipo con esa estadística en guarismos por debajo del siempre discutido pero válido»promedio» de 3.00. Lara ha jugado para 9-4 y Margarita 9-5, la diferencia hoy entre estos dos rivales es apenas medio juego, pero la «efectividad» de Bravos anda por 4.87 y ni hablar del resto de los competidores, la lista la cierran Tiburones y Tigres con un horroroso 5.50 y 6.36 respectivamente.

Ciertamente los amigos especialistas en sabermetría afirman que la efectividad no es el mejor recurso para medir la actuación de un departamento de picheo determinado, y ¿saben qué? tienen razón. Yo me confienso cuasi ignorante de las mediciones sabermétricas pero hay una estadística que no miente y es de las clásicas o también llamadas de la old school. Les presento a las carreras permitidas (incluye limpias, sucias, con perreo y sin perreo). La que no miente.

Los Tigres de Aragua son quienes más carreras han permitido. Estamos hablando de 89 carreras permitidas en dos semanas, es decir en 13 juegos. Eso es un verdadero desastre. sí usted quiere dividir 89 carreras permitidas entre 13 paridos dsputados le da una media de casi 7 carreras por juego. Eso es demasiado castigo. Tiburones (79), Águilas (75), Bravos (75), Leones (70), Navegantes (70) y Caribes (61) completan la desastroza estadística. Los brazos de Cardenales son quienes menos carreras han recibido, apenas 36 lo que promedia casi 3 por juego. Menos de la mitad de lo que permiten tres de los equipos de la LVBP.

Para no extender el asunto cierro con una estadística que todo manager odia, las bases por bolas. Nada molesta más a un manager que ir abajo en el score, traer un relevista y este comience a regalar boletos. De groserías para arriba es lo que suele escucharse en las cuevas. Lo difícil del asunto es que no hay remedio para el descontrol. En ese departamento los Tigres de Aragua comandan el negro asunto con 70 boletos, seguidos de Águilas y Bravos con 48. Es una verdera obra de beneficiencia lo que tienen los Tigres en su cuerpo de lanzadores, regalando pasaportes y en consecuencia obsequiando carreras. No había que ser Billy Beane para entender que Ugueto estaba botado más temprano que tarde.

Ugueto fue sustituido por Clemente Álvarez y los tigres hoy ocupan el penúltimo lugar. Por su parte las Águilas del Zulia primer equipo xon 10 derrotas y dueños del sótano, despidieron a Rouglas Odor y nombraron a Marco Davalillo. Las gerencias no tuvieron paciencia, pero son dos equipos que marchan colistas en la tabla. Lo de Ugueto lo puedo entender: equipo sancionado por tema OFAC y gerencia con decisiones erróneas, así es difícil que las cosas puedan ser diferentes. En el Zulia si tienen a disposición a los peloteros con afiliación de Major League Baseball. Magallanes el otro equipo sancionado también anda como 7 de los 8 equipos. Entonces ¿debería sorprender lo de Cardenales y su picheo tan controlado y efectivo en las primeras dos semanas?

El torneo aun es joven, pero un mal inicio va a marcar al menos al peor de los conjuntos, en diciembre suele pesar el haber perdido apenas un juego de esos de octubre. Llegar al último dia de temporada regular es factor común cada año en la pelota venezolana y eso duele a quienes se quedan eliminados en la rayita. Hemos observado a muchos de los lanzadores poner unos «melones» que evidentmente los bateadores no suelen fallar. En fin, las carreras y los jonrones son parte del juego, pero las cifras no mienten. A los lanzadores les están dando palo y del bueno.

Entonces ¿Qué es lo que no sirve? ¿Los gerentes o los lanzadores?

La pregunta ideal para los aficionados. Ni los managers ni los gerentes suelen bajar al terreno a lanzar ni batear, pero son quienes construyen los rosters, contratan jugadors y toman ciertas decisiones. Por allí comienza la responsabilidad y la paciencia la pierden al ver que no llegan las ansiadas victorias. Sí bien es cierto que el picheo ha estado «de vacaciones» como leí que alguien escribió recientemente, también sabemos que hay escasez de lanzadores hasta en MLB. Pero es una falsa escasez, lo que no hay es lanzadores de calidad. Es oro puro y por eso valen dinero. Revisen actuaciones de los últimos años de tipos como Raul Rivero, consistencia en el tiempo. No hay que lanzar 99 millas por hora para sacar outs.

Otro factor es el tema de contratar lanzadores con un nivel por debajo de la liga. Ya sabemos que a la liga no se presentan los grandeligas de otrora, pero sí usted como gerente contrata a pitchers que no jugaron ni carnaval durante la temporada muerta o la época de verano, no pretenderá que al estar fuera de forma y sin haber jugado pueda competir por una triple corona de picheo o aspirar al premio «Carrao» Bracho.

La temporada es joven, pero no hay tiempo que perder. Dos semanas y dos dirigentes despedidos. Zulia tiene una semana de gira mientras que Aragua compartirá compromisos en casa y de visita. ¿Qué nos traerá la tercera semana de la pelota invernal venezolana?

Foto: Cortesía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *