Por Jorge Montenegro @tigrerosoficial

Este año vimos con agrado -y sospecha, como todo en este país desde hace 21 años- el nacimiento de la Liga Mayor del Béisbol Venezolano, la cual viene a llenar un espacio necesario para el deporte profesional criollo.

El nuevo circuito, integrado por 6 equipos, sustituye a aquella Liga de Verano que los románticos del béisbol recordamos con tanto afecto, integrada en su momento por los Azucareros de a Victoria (Mi equipo favorito), Estrellas de Cagua, Cerveceros de Caracas, Cocodrilos de Caracas, y luego por Indios de Charallave, Guerreros de Guatire y Tucanes de Bolívar, único equipo profesional de expansión en quedar campeón en su año de debut.

Todo el veneno político y los chismes que siempre están presente en el periodismo deportivo, me hizo sentir rechazo hacia la idea, de hecho, preferí ignorar el desarrollo del certamen, que hoy se encuentra en semifinales. Pero debido a que mi Time Line de Twitter está lleno de opiniones acerca de esta liga, hoy quisiera hacer un análisis lo más justo posible sobre el torneo, que al fin y al cabo da empleo a los colegas, y en especial, a los peloteros.

Lo bueno: Es necesaria

Es mentira que el béisbol no es un deporte nacional. Sí, sorprende la poca cantidad de equipos en el país, además de su concentración en la zona centro costera, pero más allá de eso, en todo el país se juega chapita y pelotica de goma, y no existe un pueblo en los llanos, en los andes o incluso en la selva, en el que Magallanes no sea el más querido por la mayoría de sus habitantes.

Esa necesidad debe ser cubierta entre marzo y septiembre, hay un mercado cautivo muy grande -a pesar de la crisis económica- y una enorme cantidad de peloteros sin contrato en el extranjero que no solo necesitan mantener a sus familias, también una segunda oportunidad en su profesión.

También me sorprendió de manera agradable su organización, no solo hubo transmisiones por televisión nacional, también por Internet. En parte porque muchas personas que trabajan en la LVBP asumieron el reto de levantar la imagen y la información de Samanes, Guerreros, Lanceros, Líderes, Marineros y Senadores.

Lo malo: muy pobre espectáculo

Como escribí al principio, vi muy pocos juegos. En uno en Valencia, vi a Gioskar Amaya cometer un error en tercera base que ni yo haría en un juego de softbol en el campo de la UD15 en Caña de Azúcar. Vi también box scores con muchos errores, juegos con muchos hits y pobre picheo. Al venezolano no le gusta la pelota mala.

Los nombres de los equipos no solo son malos, tampoco corresponden a sus orígenes. Ejemplo, en Caracas (Ni en Venezuela) no hay senadores desde que fue aprobada la Constitución de 1999. O en el caso de Aragua ¿Qué carajo hace un Samán? ¿Te cae encima?

Tampoco me gustó la negativa de intentar jugar en sedes alternativas. El mayor éxito de la pasada Liga de Verano lo tuvo precisamente en sedes como La Victoria o Charallave, necesitadas de espectáculos para sus habitantes y que no dudarían en apoyar la iniciativa. En cambio, en Maracay o Valencia ¿Quién carajos va a ir al José Pérez a gastar la poca gasolina que se consigue para ver pelota mala?

Lo mismo aplica para los equipos de la capital: ¿Qué tal un Senadores (en todo caso diputados) de Chacao) vs Guerreros de Catia?

Sé que estos estadios en La Victoria, Cagua o Puerto cabello no están adecuados a las exigencias de MLB (Igual no van a jugar por calendario), pero la misma Liga es una buena excusa para hacer esa inversión. Y si los rumores sobre el origen de los recursos de todo este evento son ciertos ¿Dejar estadios decentes en pueblos de Venezuela no es lo menos que pueden hacer por este país?

¿Super Liga? Ni de vaina

Una de las hipótesis de redes sociales es que este nuevo certamen vendría a sustituir a la LVBP, tal cual ocurrió con la Super Liga de Baloncesto y la LPB. Yo creo que eso es sencillamente seguir bañándose en el lodo del fracaso. La Super Liga de Baloncesto fue transmitida incluso por Venevision, y a pesar que la final se jugó con dos equipos tradicionales del circuito profesional, nadie sabe quién carajo ganó.

Y, aun así, Luis Sojo anunció que va a presidir un nuevo equipo para Petare, cuando ya Caracas tiene como 6 quintetos en ese campeonato que a nadie le importa ¿Es que acaso creen que Caracas es Buenos Aires para tener 14 equipos?

Yo dudo mucho que la Liga Mayor del Béisbol Venezolano llegue a una tercera edición, en especial por los antecedentes de la Liga Bolivariana y otros intentos en los cuales algunos de sus promotores también participaron. Pero un primer paso sería replantearse las sedes, los nombres, e intentar rescatar ese sentimiento romántico que algunos aun sentimos por nuestros Azucareros de La Victoria.

Foto: Cortesía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *