El nuevo miembro del club de los 500 jonrones se enrumba a otro selecto club

Jesús Linares @pelotabrava

Cuando Miguel Cabrera conectó el jonrón 499 de su carrera llegó la presión a su mente. Es normal, lo habíamos hablado previamente por estas lineas y en comentarios radiales. El aragueño no tiene miedo pero es un ser humano y estar en el ojo del huracán con miles de fanáticos esperando que sonara ese cuadrangular 500 lo coloca en una situación muy especial. El batazo salió como muchos querían, hacia la banda contraria, lo que representa su marca de fábrica. Un bateador derecho con una capacidad asombrosa de llevar la pelota hacia el jardín derecho y con la suficiente fuerza para sacarla del parque, vaya que apenas unos pocos pueden hacerlo. El béisbol es un deporte extraño, Cabrera y su afición en Michigan hubieran querido presenciar el momento de la inmortalidad en el Comerica Park, casa de sus Tigres, pero así es la pelota, fue en Toronto donde Cabrera se unió al club de las cinco centenas de tetrabatazos.

MLB preparó un video en donde Albert Pujols, A-Rod, Jim Thome, Gary Sheffield y David Ortíz le dedican palabras de elogio y respeto a Miguel Cabrera. Le dan nada menos que la bienvenida al club, Cabrera apenas es el pelotero 28 que logra conectar tal cantidad de batazos de vuelta entera. El respeto que profesan hacia el maracayero es notorio. Un atleta que domina el juego en toda su extensión, obviamente con la salvedad que las lesiones, las molestias y la edad no perdonan pero absolutamente a nadie.

Miguelito seguirá jugando hasta que el lo decida, por ahora la meta próxima es acercarse al hit 3000, muchos sueñan con que pueda lograrlo esta temporada pero es una meta bastante complicada ahora mismo. Su contrato es hasta 2023 pero esa cifra llegará durante la siguiente temporada. El astro bengalí debe mantenerse sano, enfocarse en lo que realmente necesita para seguir acumulando guarismos y ayudar al equipo. No conoce otra manera de jugar, el sabe cuando no hace las cosas bien. Es un jugador bastante inteligente para reconocer esas situaciones en las que los ajustes son necesarios. Su afición espera ansiosa ese momento en que la pelota cae de hit por vez 3000 en una carrera de casi 20 años. Muchos lo dieron por viejo, por retirarlo, pero pasó lo mismo este año con Pujols cuando perdió su empleo en Anaheim, y pasó con otros tantos, Ripken, Concepción y así con todo aquel que comienza el descenso de sus números luego de tantas temporadas de trabajo en MLB.

Primer venezolano con 500 jonrones se dice fácil, son más de 100 años de historia, 126 para ser específicos. Venezuela ha parido sluggers y muy buenos, pero ninguno con la cifra mágica que ha conseguido José Miguel Cabrera Torres. Aquel niño de La Pedrera, una popular barriada en Maracay, nació para grandes cosas, ese bono millonario marcaría su destino, su bate habló por el y lo que soñó cuando firmó al profesional hoy se cumple con creces. Un trabajo magistral de sus entrenadores, familiares, scouts y todos aquellos quienes tuvieron algo que ver con su formación deportiva, lo demás nació con Miggy y su maravilloso talento. Gracias Miguel. Nos vemos en el club de los 3000.

Foto: Cortesía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *