El cese de operaciones en el país deja a millones de hogares sin acceso al servicio que incluia una importante programación deportiva

PELOTA BRAVA

Jesús Linares @jesuslinares23

Ayer se conoció que Directv cesó operaciones en Venezuela. ¿Qué pasó? las sanciones de la OFAC de enero del año pasado que incluyeron a PDVSA (dueña de PDVSA TV) y Globovisión influyeron en el cese de operaciones. Directv es propiedad del gigante en telecomunicaciones AT&T quienes argumentaron que no es posible cumplir con las normas tanto de Venezuela como de Estados Unidos. Recuerden uds que la orden ejecutiva 13850 impide a empresas de los Estados Unidos hacer negocios con el estado venezolano y con entidades sancionadas. En Venezuela la famosa Ley Resorte obliga a todas las compañías de TV por suscripción a colocar en sus parrillas a los canales locales, o de señal nacional, entre ellos Globovisión y PDVSA TV. Entonces USA exige a sus empresas que no haga negocios con sancionados y Venezuela obliga a mantener los canales nacionales en parrilla. La solución del dueño del negocio es simplemente dejar de prestar el servicio.

Desde el punto de vista deportivo, la afectación es terrible. Directv tiene sus propios canales con programación deportiva (Directv Sports), quienen tenían los derechos para la transmisión de partidos de grandes ligas, Liga Venezolana de Béisbol Profesional y también del baloncesto y fútbol nacional, además son muchos los empleos que se pierden al cesar operaciones de trasnmisión. Se estima que el cierre de la compañía afecte a unos 10 millones de venezolanos que disfrutaban de la suscripción por TV satelital.

Esto quiere decir que en aquellos lugares donde las operadoras de cable no pueden brindar el servicio, Directv ya no será una opción. En Venezuela Movistar TV y CANTV ofrecen televisión satelital, pero sin dudas de calidad inferior a la de Directv y sin la programación deportiva que tenía la compañía. En las redes sociales se podía leer que es posible instalar decodificadores de la compañía de otros países, y que se vería en Venezuela la programación de ese país, por supuesto el precio sería a tarifa internacional. En Venezuela el servicio costaba unos 2 dólares mensuales y en el extranjero vale alrededor de los 30 dólares.

La noticia ha devastado a usuarios del sistema por suscripción, sin embargo desde Directv enviaron correos a sus clientes afirmando que trabajaban a los fines de garantizar el servicio. Beneficiarios reportaron que solo faltaban los canales nacionales, mientras que otros decían que no se veía ningún canal. Los más optimistas y quizás osados afirmaron que no habían experimentado pérdida de la señal y que disfrutaban de la programación completa.

Sería lamentable que la empresa finalice sus operaciones en Venezuela de forma permanente, con la frecuente censura en los últimos años a los medios de comunicación es difícil pensar que este cierre no se relacione con pases de factura. Parece una cuestión netamente jurídica y ninguno de los gobiernos tiene permitido ceder. Por el bien de los venezolanos, de la economía y de la libertad de información debe dársele pronta solución. Pero los gobiernos autoritarios difícilmente ceden. Es un golpe duro que afecta nuevamente al deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *